Crianza en el amor para una nueva era

smiling girl holding gray rabbit

Además de la familia, la escuela es por supuesto uno de los sitios cruciales donde diversos factores sociales influyen sobre la maduración emocional del niño. Es también decisiva en el desarrollo de procesos cognitivos (atención, memoria, percepción y observación). Pero el impacto sobre el desarrollo emocional y social del niño es decisivo, tiene más peso en el futuro del niño, e incluso del planeta, que el aprendizaje de las matemáticas o la biología. Por eso considero esencial que las escuelas puedan crear entornos libres de ansiedad mientras también contribuyen a nutrir y satisfacer las necesidades emocionales del niño, fomentando su curiosidad, permitiendo la exploración del mundo y estimulando el dominio de sus habilidades y talentos.

El líder espiritual Osho dijo que las escuelas deberían enfocarse en enseñar el arte de vivir, el arte de morir y la meditación (además de algo de inglés, ciencias y matemáticas). También dijo:

“Una verdadera educación no te enseñará cómo competir. Te enseñará a cooperar. No te enseñará a luchar y llegar primero. Te enseñará a ser creativo, a amar, a ser feliz, sin comparar al niño con los otros. No te enseñará que puedes ser feliz solo cuando eres el primero”.

¿Estimulan las escuelas la empatía o enseñan a los niños a amar a los demás y a respetar el planeta? ¿A ser compasivo?

Los beneficios de aprender a amar se extienden más allá de uno mismo, y comienzan con el autoconocimiento y la autocompasión.

En el Arte de amar, el psicoanalista Erik Fromm habla sobre cómo, en el proceso de aprender a amar, como con cualquier otro arte, existen ciertos requisitos (disciplina, concentración, paciencia y dedicación) sin los cuales no se puede dominar el arte. ¿Qué entornos facilitan esa práctica?

¿Podríamos proporcionar a los niños un espacio seguro en la escuela donde ellos puedan examinar sus problemas relacionales y aprender a expresar sus sentimientos abiertamente? “Espacio seguro” es un término terapéutico que se refiere a un lugar y un momento en el que una persona puede sentirse cómoda y a salvo. Donde una persona puede expresarse libremente sin temor a ser juzgada, y obtener información, con la certeza de saberse escuchada y aceptada. Además, donde lo que se dice es confidencial.

Una vez creado un espacio seguro, es más fácil expresar y regular emociones. En sesiones de grupo, los estudiantes pueden poner sobre la mesa sus quejas o discutir los conflictos que existen entre ellos o entre ellos y sus maestros, y un buen facilitador les mostrará formas no confrontaciones de resolver conflictos.

La compasión se puede enseñar, y el amor se puede aprender. Y podemos ofrecer modelos de relaciones solidarias y enseñar principios de cooperación.

Es natural que los niños respondan con amor

Es importante invitar a los niños a observar las diferentes maneras en que otros experimentan el mundo para que su pensamiento deje de ser binario y sea más holístico. Ayudándoles a reflexionar sobre el impacto que sus acciones tienen en los demás, en el planeta y en sus cuerpos, les ayudamos a desarrollar consciencia de si mismos y de su conexión con el entorno.

Cuando un niño está pasando por un tiempo de confusión emocional, una de las reacciones más comunes de sus compañeros es alejarse (huir) porque no saben cómo manejar el estrés que provoca la situación. Estimular la empatía en los niños es uno de los objetivos clave de la disciplina inductiva (también llamada disciplina positiva). En este tipo de disciplina, las transgresiones sociales no son abordadas con castigo. Se le deja al niño experimentar las consecuencias naturales.

La mayoría de los educadores modernos son conscientes de que cuando se aplica un sistema de castigo y recompensa, si acaso se logra inhibir un comportamiento por medio del miedo pero cuando se castigan  las transgresiones sociales, se generan reacciones que van desde el resentimiento a el  aumento de comportamientos desafiantes.

En cambio, se puede inducir a un niño a sentir pena por la incomodidad que pudo haber causado en otro y ayudarlo a reflexionar sobre el efecto de sus acciones. Luego se puede sugerir una acción reparadora (abrazar, pedir perdón, invitar al otro a jugar) para que la vergüenza y la culpa se atenúen. El niño recordará estos comportamientos que eventualmente contribuirían a reforzar los circuitos neuronales en el cerebro que, la neurobiología nos cuenta, están alambrados para la empatía. La empatía contribuirá sin duda entonces a limitar la agresión y estimulará el comportamiento prosocial.

Whine the wine benefits?

By Silvia Casabianca

A few months ago, the National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism warned that “excessive alcohol consumption may not only influence COVID-19 susceptibility and severity, but the broad effects of the pandemic are also likely to lead to excessive alcohol consumption.”

Proving moderate alcohol use causes better heart health would be tricky, Kloner said. Ideally, it would require a large prospective study that not only randomly assigns people to a no-drinking group versus a moderate-drinking group, but that also compares different types of alcohol – red wine, white wine, beer, spirits – to determine if one really is better (American Heart Association). Photo Shutterstock.

However, there is a culture of drinking in the United States. It has become glamorous to drink at least one or two cups of wine a day. There is almost no movie or TV series where protagonists do not appear enjoying the typical drink.

By the time, some 15 years ago, Nature magazine published studies about the health benefits of drinking two glasses of wine a day, researchers thought they had solved the mystery of the “French paradox.” Why was it that the famous gourmet French cuisine didn’t clog the arteries of French people, despite the fact that its foods were so rich in saturated fats?

The answer seemed to be in the moderate consumption of wine that accompanied the meals. The two-daily-glasses-of-wine benefit came as a very nice fact that apparently clarified the mystery without having to discern other variables that promote health, including the French’s increased eating of fruits and vegetables, and their enjoy-lunch versus fast-food attitude towards food and life.

One thing that concerned me after the report was released was witnessing alcoholics, the kind who can’t exist without their two drinks a day, the kind who would never acknowledge an alcohol dependency, because they seldom get drunk, justifying the rightfulness of their drinking habits on these reports’ and claiming that some daily alcohol would be beneficial.

Referring to studies such as the one published in Nature, the American Heart Association stated that, “No direct comparison trials have been done to determine the specific effect of wine or other alcohol on the risk of developing heart disease or stroke.” Which, in other words refers to the fact that some research goes to press without previous verification.

Interestingly enough, the mentioned research results provided a convenient outlet to the overwhelmed wine industry that was not making enough profit at home or abroad. Let’s remember that France has been one of the most important sources of good wines since the 1300s and the industry’s ups and down affect its economic heart, as wine and spirits are the country’s second-largest export industry.

When you take a closer look, it is easy to find that in many cases, companies or institutions interested in having science backing up their products have no problem subsidizing research that will show health benefits of their food or beverages. In science, a well-formulated hypothesis is rather simple to prove.

Trustworthiness of research may conceivably depend on not only the collection, analysis, and interpretation of data. You might already be familiar with what biases are. Nobody is free of biases. If wanting to prove that a new food or drink or supplement is a panacea, all that is needed is to craft a good hypothesis, formulate a tinted research protocol, hire easy to influence investigators and researcher can arrive at the most favorable conclusions. I agree with those considering research should not be funded by interested parties. Research universities have struggled with the ethical dilemmas posed by receiving funds from private donors and the resulting conflict of interest. They depend on external support to pursue their endeavors, but they know the existence (or even the appearance) of such conflicts can lead to suspicion about their research results.

Conflict of interest also haunts health care professionals, especially those providing nutritional advice. It’s common among food and pharmaceutical industries to provide free samples, furnish meals during professional meetings, pay for travel to medical congresses, pay investigators for enrolling patients in clinical trials, and more.

In a world where everything has become a commodity, professionals and institutions have fallen under increasing public scrutiny.

Information about health matters never seems enough, even though it’s bountiful, and what makes it feel insufficient is not only health sciences advancing at light speed, but also that research results can be contradictory because there is always the influence of the observer’s eye.

What the American Heart Association recommends:

If you drink alcohol, do so in moderation, meaning an average of one to two drinks per day for men and no more than one drink per day for women (One drink is one 12 oz. beer, 4 oz. of wine, 1.5 oz. of 80-proof spirits, or 1 oz. of 100-proof spirits.) The American Heart Association warns that drinking more alcohol increases risks of alcoholism, high blood pressure, obesity, stroke, breast cancer, suicide, and accidents. Also, it’s not possible to predict for whom alcoholism will become a problem. Given these and other risks, the American Heart Association cautions people NOT to start drinking … if they do not already drink alcohol. Instead, consult your doctor on the benefits and risks of consuming alcohol in moderation.

Cinco razones para perdonar

  1. Libertad. 
Perdonar nos libera

El proceso del perdón nos libera. Una vez que logramos resolver los asuntos que tenemos pendientes con los demás, sentimos un alivio enorme. El resentimiento que veníamos cargando con nosotros y que dirigía muchas de nuestras acciones, deja de esclavizarnos. El rencor deja de oprimir el pecho y la mente queda por fin libre para aventuras más creativas que simplemente estar rumiando los hechos pasados o planeando desquites. 

  • Salud.

Una vez que logramos liberarnos de los resentimientos y el rencor, el nivel de estrés disminuye. El estrés crónico hace que el cuerpo físico produzca substancias como la adrenalina y el cortisol de una manera casi permanente. Estas sustancias afectan el funcionamiento de nuestro sistema cardiovascular y de nuestro sistema inmune. Muchas de las enfermedades más comunes, incluyendo la diabetes, el infarto cardíaco y muchas formas de cáncer están relacionadas con un pobre funcionamiento del sistema inmune. Es por lo tanto de esperar que una vez que logramos personar a otros y perdonarnos a nosotros mismos, nuestra salud mejore.

  • Dejamos de castigarnos

 Cuando no perdonamos a otro tampoco podemos perdonarnos a nosotros mismos. Cuando hablamos mal de la persona que nos lastimó, cuando le deseamos mal, cuando entrar en contacto con esa persona nos surgen sentimientos y pensamientos negativos, nos sentimos mal con nosotros mismos, culpables, incapaces de amar. La culpa resultante nos hace vulnerables y llegamos a creer que no merecemos ciertas cosas. El resultado es por lo general que inconscientemente nos castigamos. 

  • Mejoramos nuestras relaciones.

A veces la incapacidad de perdonar a otro nos aísla de los demás y nos hace desconfiados. Nos encapsulamos en la posición de la víctima y el enojo que cargamos lo trasladamos a otros. Vemos la vida a través del filtro de lo que nos sucedió con la persona a la que no hemos podido perdonar y también proyectamos nuestros sentimientos de rechazo y resentimiento, creyendo que son los otros los que no se acercan a nosotros. Cuando perdonamos, nos hacemos más atractivos para los demás. 

  • Tenemos más posibilidades de construir un mejor futuro

Una vez que nos liberamos del pasado, que es donde residen nuestros resentimientos, liberamos la energía necesaria para ser creativos y construir un mejor futuro. El perdón es posible cuando hemos cambiado nuestra perspectiva y de la oscuridad nos movemos hacia la luz. Del pesimismo y la negatividad nos movemos hacia el optimismo y la fé.

¿Qué es el éxito?

Por Silvia Casabianca

Mahatma Gandhi statue

No te será difícil coincidir conmigo en que Mahatma Gandhi, Brad Pitt y el Presidente Barak Obama han conseguido el éxito. ¡Pero qué caminos tan diferentes han recorrido estos personajes! Los tres han sido exitosos en congregar multitudes pero aún así la definición de éxito se ajusta a cada uno de manera bien diferente. 

Gandhi buscaba liberar un pueblo de la opresión mediante métodos no violentos. Brad Pitt ha buscado, además de notoriedad y público, excelencia en su desempeño como actor. Obama buscó con persistencia entusiasmar al electorado y obtuvo el liderazgo de una de la naciones más importantes del mundo.

Cabe preguntarse entonces si además de las definiciones de la palabra éxito que ofrece la Real Academia Española puede en realidad existir consenso sobre el significado de esta palabra. 

Miremos definiciones de la Academia. Una: “resultado feliz de un negocio”. Pues sí,  en el caso del presidente norteamericano uno podría decir que el negocio ha terminado con éxito. Dos: “¿Buena aceptación que tiene alguien o algo?” No cabe duda que las películas del famoso actor han llenado los teatros y que cientos de miles de personas siguieron y continúan profesando la filosofía de Gandhi. Por lo tanto, estos personajes han tenido éxito.

¿Son fama y dinero sinónimos de éxito?

En la sociedad moderna, lo común es que éxito sea equivalente a alcanzar fama y dinero. Sin embargo, ¿se puede en realidad hablar de éxito si una persona obtiene todo lo material y aún así no se siente ni satisfecha ni feliz?

El ser humano es complejo y su existencia tiene múltiples dimensiones: física, mental, emocional y espiritual. Una vez las necesidades materiales básicas del ser humano están resueltas, éste se mueve hacia otro tipo de alcances. 

Autores importantes como el médico de renombre mundial Deepak Chopra dice en su libro “Las leyes espirituales del éxito” que “El éxito en la vida podría definirse como el crecimiento continuo de la felicidad y la realización progresiva de unas metas dignas.” Para Chopra, “el éxito es la capacidad de convertir en realidad los deseos fácilmente.”  

Y, a propósito, Chopra es también un éxito como autor y presentador de ideas que han ido calando en las mentes de millones de personas. 

¿Quiénes obtienen el éxito?

Empieza con metas claras y realistas

¿Es el éxito entonces algo reservado a personajes como los mencionados? Podemos tú y yo tener éxito en nuestra cotidianidad? ¿Cómo identificamos el éxito si no siempre podemos medirlo por los alcances materiales? Para poder responder a estas preguntas tendremos que empezar por entender cuál es el significado que le damos a esta palabra. Puede resultar útil hacer un poco de historia y mirar de qué logros nos sentimos orgullosos o satisfechos. 

Un breve examen de consciencia te bastará para llegar a la conclusión de que has obtenido éxito muchas veces en tu vida, ¡unas veces con más bombo y otras con menos platillos! Y mirando un poco más en detalle verás que los pasos que seguiste para obtenerlo muy probablemente están en la siguiente lista.

Pasos para conseguir el éxito

  • Empiezas con metas claras y realistas.

Dicen que “soñar no cuesta nada”.  ¡Bienvenidos pues los sueños! Sin embargo quien no sueña con los pies anclados en la realidad se decepcionará pronto y abandonará el empeño por conseguir una meta. 

  • Planeas los pasos a seguir

Como cuando se emprende un viaje, hay que tener claros tanto los destinos finales como los intermedios. Esto nos permite planear y reconocer qué recursos son necesarios para la jornada.

  • Te preparas bien para conseguir tus metas.

No te irías de viaje sin el equipaje necesario. Así mismo es necesario reunir los recursos que garanticen el éxito de una tarea, empresa o negociación.

  • Tomas como modelo a otras personas que ya alcanzaron lo que tú te propones.

Es la actitud del aprendiz la que nos permite ser flexibles, reconocer obstáculos y cambiar de rumbo si es necesario. Aprendemos tanto de los famosos a quienes admiramos, como de las virtudes y errores de nuestros vecinos. No es necesario volver a despejar caminos que ya otros nos abrieron.

  • Sabes que encontrarás dificultades y obstáculos y te dispones a enfrentarlos.

No hay camino que no ofrezca retos. Es parte de la diversión. Y si no te diviertes mientras tratas de alcanzar tus metas, ¡no valen la pena!

  • Estás dispuesto a recibir feedback de otros, sabiendo que a veces hay que ajustar el curso propuesto.

Quien busca el éxito va en pos de la excelencia, no la perfección, que no existe. Es necesario cultivar suficiente humildad para poder reconocer errores, estar atentos a la crítica de otros y mirarnos autocríticamente. Esto facilita el aprendizaje.

  • Buscas la manera de ahorrar esfuerzos para lograr eficiencia y eficacia.

Si en la mitad del camino te encuentras agotado empezarás a preguntarte si la meta en realidad vale la pena. Tendrás que aprender a ser recursivo para ahorrar esfuerzos, apoyarte en otros y hacerte la vida más fácil. 

¿Cómo sabrás si has alcanzado el éxito?

Me inclino a pensar que le respuesta es por completo subjetiva. Evalúas las metas, miras en qué porcentaje las has alcanzado, observas los resultados y llegas a tus propias conclusiones sobre lo que has obtenido. Es posible, y con frecuencia ocurre, que los resultados sean muy diferentes a lo esperado pero aún así te encuentres con una sensación de satisfacción por lo aprendido durante el trayecto. Eso también puede considerarse un éxito.

Pero también, mira adentro. Ahora que ya conseguiste lo que querías, ¿eres más feliz, te encuentras más satisfecho, te quiere más la gente? Una respuesta afirmativa te habla de éxito: ¡has crecido! 

Para mí, el éxito tiene que ver con lograr desarrollar proyectos que me apasionen; me considero exitosa cuando gran parte de mi vida transcurre haciendo lo que me apasiona. 

La maldición de una adicción

Pasos para ayudar a un ser querido a superar una adicción

Por Silvia Casabianca

Pocas cosas más destructivas que una adicción, tanto para quien la sufre como para sus seres queridos. La adicción al alcohol, a los medicamentos, a las drogas callejeras, a la comida o al juego, todas se caracterizan por una obsesión que lleva a una persona una y otra vez a consumir una sustancia dañina, a repetir un comportamiento destructivo, y por una compulsión que le hace inevitable consumir o repetir el comportamiento aunque sea destructivo.

Tristemente, muchas personas atrapadas en una adicción se engañan a sí mismos. Está el borrachito que se dice que puede beber y funcionar sin problemas, el adicto a una droga que jura que puede controlar el consumo o dejarla en cualquier momento, el adicto al trabajo que se engaña viéndose como “muy productivo”. Todos ellos se niegan a reconocer las consecuencias y repercusiones de su adicción. Por eso es difícil ayudarlos si el tratamiento no viene de un experto. La gente que más lo quiere, los más cercanos, no deben intentar volverse terapeutas del adicto.

Pero para el familiar que agoniza viendo al ser querido derrumbarse, autodestruirse, ¿qué tipo de intervención puede ser efectiva? ¿ Cómo ayudar a un ser querido a reconocer el impacto de su comportamiento y llevarlo a reconocer que necesita ayuda? Si no hay un reconocimiento de la adicción, no hay ayuda posible.

La llamada intervención familiar inspirada en el trabajo de pastor Vernon Johnson, puede ser una de las más exitosas estrategias para ayudar y para definir límites fronterizos que benefician a toda la familia. 

Antes de intentar ayudar, es importante aceptar la posibilidad de fallar. Es importante entender que una persona con adicción al alcohol o las drogas por lo general tiene una percepción distorsionada de sí mismo, de los otros y del mundo. En ocasiones todo lo que un ser querido puede hacer es evitar caer en una relación codependiente en la cual se protege al adicto de las consecuencias de su adicción. 

Pasos a seguir:

  1. Informarse sobre la adicción que sufre el ser querido y de los recursos existentes en su área geográfica para ayudarlo.  Todos los que participen en la intervención tienen que empezar por entender mejor lo que es una adicción y sus consecuencias
  2. Encontrar ayuda. Buscar un profesional (especialista en adicciones, psicoterapeuta) o institución (una clínica especializada o un centro de rehabilitación) que pueda ayudar a planear una intervención.
  3. Formar el equipo de trabajo, reunirse, planear la intervención, definir una fecha y tener claro qué hacer si la intervención falla. 
    1. Planear. En coordinación con el grupo de expertos se planea una intervención en la que participarán las personas más cercanas al que tiene la adicción. Se mantiene en confidencialidad hasta el momento de la intervención.
    1. Fecha y sitio. Elegir un momento en que sea más probable que la persona en cuestión no esté bajo la influencia de ninguna sustancia y un sitio que no despierte sospechas o resistencias.
    1. ¿Qué hacer si quien tiene la adicción rehúsa ayuda? Cada uno de los participantes en la intervención debe tener claro de antemano qué medidas va a tomar para establecer límites, si la persona con adicción no acepta la opciones de tratamiento. 
  4. Escribir lo que se va a decir. Cada miembro del equipo aportará una anécdota donde el comportamiento de la persona le causó problemas de cualquier tipo, emocionales o financieros. La información se presentará evitando críticas o regaños y expresando los sentimientos de preocupación y cariño que motivan la intervención. Es importante mostrar empatía y comprensión. Con mucha frecuencia la persona acude a la adicción porque esta le ayuda a enfrentar otras dificultades emocionales.
  5. ReuniónToma varias semanas planear una buena intervención. Los objetivos de la reunión son dos: llevar a la persona con adicción a aceptarla y convencerlo de que necesita y debe encontrar ayuda.

Se invita a la persona con la adicción a una reunión sin decirle de qué se trata. Una vez reunidos, los presentes expresan sus preocupaciones y sentimientos. Se le presentan varias  opciones de tratamiento y se le pide que acepte una. Se le explican las consecuencias de no aceptar el tratamiento. Por ejemplo, la mamá dejará de pagar sus estudios.

  • Las opciones de tratamiento que se ofrezcan dependen de la gravedad de la adicción. Pueden ir desde acudir a Alcohólicos Anónimos hasta internarse en una clínica de rehabilitación.
  • Debe entenderse que muchas de las reacciones y respuestas de la persona con adicción son producto de la intoxicación. Por eso hay que evitar hacer la reunión cuando la persona esté bajo el efecto de una sustancia.
  • Para tener éxito con la intervención es importante lo siguiente:
    • Nombrar un coordinador del grupo que centralice información y acción
    • Compartir información
    • Ensayar la intervención
    • Anticipar las objeciones
    • Evitar la confrontación durante la reunión
    • Demandar una decisión inmediata
    • Suspender la reunión y salir del sitio si se presenta una situación violenta.
  • Seguimiento: La familia entera tiene que hacer cambios para ayudar a prevenir recaídas. Eso incluye cambiar patrones de relación, hábitos cotidianos, hacer todo aquello que contribuya a prevenir el comportamiento destructivo, incluyendo participar en grupos de apoyo, terapia familiar o individual. En necesario elaborar un plan para evitar una recaída.

Child abuse has lasting consequences


Disciplining children by physical means is still commonly accepted around the world. What many people still don’t understand is that this practice can serve as a prelude to an escalating pattern of child abuse.

Image result for child abuse

According to the United Nations, eleven percent of the world population lives in extreme poverty ­­­­–– make less than $1.90 a day––and therefore struggles to fulfill basic needs. Even though fewer people live in extreme poverty these days, almost half of the world’s population —3.4 billion people— still strives to meet their basic needs, the World Bank said in 2018.

Child abuse and neglect can result from the convergence of poverty, high levels of stress, low levels of education, and lack of parenting skills. In households where people are struggling to make ends meet, children’s basic physical, emotional, and spiritual needs are more often neglected.

Researchers have found that exposure to repeated stressors cause hormonal imbalances and activates an area in the brain called the limbic system. The mental status of the parents, the way they regulate emotions, end up affecting children. We need to be aware that brain development and mental health are the result of our interactions. When caregivers or teachers interact with children, they are impacting their brains. This, in essence, is how love becomes flesh, says author Louis Cozolino in his book “Neuroscience of Human Relations,” (W. W. Norton & Company; Second edition, 2014)

Childhood adversities, including neglect, and physical, verbal or emotional abuse, affect the child’s acquisition of skills, their social competence, and their capacity to respond empathically. And, what is worse is that studies have consistently found that any form of physical punishment is associated with future violence against caregivers, siblings, peers, and partners. However, researchers also found that children’s aggression was reduced by stopping harsh discipline.

When a child is born, he or she is equipped to naturally experience concern for another. But, as researchers have shown, deprived children or children exposed to any form of child abuse or trauma, have problems experiencing empathy or even recognizing emotions different from anger, which is a response typical of the fight-or-flight response to stress (resulting from the activation of the amygdala in the brain).

It’s therefore essential to set up policies in place to address the need for parenting education for all caregivers, as an effective child abuse preventative strategy.

Love talk

Couple communicating

Almost 25 years ago, Dr. Gary Chapman published his book The 5 Love Languages, which has become very popular. So, he proposed, we express love in different ways and if two people can’t speak the same love language, they can’t communicate, they can’t be happy, they might be in constant conflict.

However, we are not even conscious of our understanding of what love is or how we expect it to be expressed. And still, we wait for the other to share the same meaning, same perspective, and to express love the way we do.

The circumstances in which we grew up, the way we were raised, our family’s composition, our community and school, the impact of personal experiences, the media, are all factors that influence how we define love and relationships. They can affect our behavior, our feelings, our capacity to connect to another person, and even our learning processes. 

Couples’ therapist John Gottman, author of The Seven Principles for Making Marriage Work (Harmony Books, 2000), has researched, written, and taught classes on how to predict if a marriage has a future and how to work for it. Based on the systematic observation of interactions between couples, Gottman drew conclusions about what obstacles interfere with harmony in a relationship, and he made recommendations on how to establish and strengthen intimacy and know each other more deeply.

When Gottman speaks of intimacy, he focuses as much on the erotic aspect of the relationship as on the empathy and compassion the couple could experience. To encourage them, he designed “love maps,” a series of questionnaires and games that fill in the gaps of information about how we define love, and what did we learn consciously or unconsciously about how to love. Since assumptions built from former personal experiences fill these gaps, there is a need for clarification and open communication about our beliefs and expectations. Assumptions feed the individual’s doubts and fears, usually generating misunderstandings and conflict.

If we seek to be in a relationship to satisfy emotional needs—such as a need for approval, company, or acceptance—our wants will be greater than the love we could offer. In our search, we would be regressing to that first stage of life, in which love is mostly egocentric, where I love you because I need you—possessively. This is the kind of love in which I want to become part of you to complete myself. Or, I would try to control you and mold you in order to satisfy my needs. 

The alternative is getting to know each other deeply, to clarify misunderstanding, to openly express needs and wants. The more you know about the other, the more comfortable love becomes, the less conflict will arise.

Nos mueve la necesidad de conectarnos

Algún día cuando hayamos dominado los vientos, las olas, las mareas y la gravedad, aprenderemos a utilizar las energías del amor. Entonces por segunda vez en la historia del mundo, la humanidad habrá descubierto el fuego.  Teilhard de Chardin

A pesar de las palabras de odio terribles que se leen en los comentarios de los artículos de prensa y twitters, a pesar de lo candentes y hasta destructivos que se vuelven los debates políticos, a pesar de las múltiples guerras contemporáneas y de que muchos medios se inclinan a dar preferencia a historias de abusos, corrupción y disputas, a pesar de todo, veo a diario seres humanos embarcados como yo en una misma búsqueda… y la búsqueda es la del amor. Nos mueve una necesidad de conectarnos, de sabernos parte del todo. Si no somos conscientes de ello, al menos intuimos en lo más profundo de nuestro ser que somos seres sociales, que necesitamos vínculos; queremos ser amados, sentirnos necesitados y útiles, sabernos protegidos, apoyados, parte de una tribu. 

Tenemos acceso a abundante evidencia de que estamos condicionados para conectar con otros. 

Cuando somos rechazados por parte de un grupo social, cuando somos víctimas del bullying o cuando perdemos a un ser querido, sufrimos lo que se conoce como dolor social, lo que nos demuestra que las conexiones entre humanos no son opcionales o fortuitas, sino que existe una necesidad esencial dictada por razones adaptativas, de crear vínculos.

Los psicólogos Roy Baumeister and Mark Leary[2]analizaron las razones que prueban que tenemos una necesidad psicológica de pertenencia. Sentirnos conectados y formar vínculos afectivos son demandas adaptativas, dicen los autores. Estas necesidades se ponen de manifiesto desde la infancia cuando los bebés crean espontáneamente apegos. Sus hipótesis están basadas en varias observaciones: 

  • Una vez que una relación se establece, las personas son reacias a romperlas incluso cuando existe tensión, conflicto o incluso abuso. O sea, la gente prefiere evitar la separación, aunque haya que pagar un alto costo emocional. 
  • Cuando nos sentimos cercanos a otros, nuestros pensamientos se adaptan y empezamos a incluir aspectos del otro en nuestro concepto de nosotros mismos hasta llegar a sentir que nuestros destinos están entrelazados. 
  • Las relaciones cargan un peso emocional significativo: estamos felices cuando las cosas van bien; tendemos a sentirnos miserables, ansiosos, celosos, cuando hay conflicto.
  • Cuando no tenemos una relación cercana con otros, sufrimos. 
  • Las estadísticas nos muestran que quienes sostienen una relación de pareja se mantienen más saludables, menos estresados y tienen una expectativa de vida más larga. 
  • Las separaciones, incluso si son breves, producen malestar y tristeza.
  • La gente prefiere tener pocas, pero muy cercanas amistades y un número mayor de conocidos, siendo la calidad más importante que la cantidad. Esto es porque establecer un vínculo toma tiempo y requiere esfuerzo e inversión de energía. 
  • Cuando una relación se rompe, la gente tiende a buscar una nueva. 

Baumeister y Leary concluyen en su estudio que los seres humanos estamos motivados por una necesidad de pertenencia, esto es, por un fuerte deseo de formar y mantener duraderos vínculos interpersonales. 

Esta necesidad fue por primera vez estudiada y descrita por el psiquiatra John Bowlby quien formuló la teoría del apego[3](attachment theory) abriendo la puerta a una comprensión más profunda sobre el hecho de que somos animales sociales, pero también a entender que los primeros años de la vida de un niño son determinantes para su salud mental[4]. Estudiando niños que habían sido separados de sus padres durante la Segunda Guerra Mundial, Bowlby encontró que aquellos niños que habían sido criados en orfanatos presentaban retrasos cognitivos, problemas para regular emociones y dificultad para relacionarse con otras personas. 

En un bien divulgado estudio, Harry Harlow en los años 1950s diseñó “mamás” de alambre, fieltro y madera a través de las cuales se alimentaba a monos Rhesus recién nacidos. Después mantuvo a los animales en total aislamiento. El investigador concluyó que el contacto físico del crío con su madre, incluso con esa madre de alambre, era tan o más importante para su bienestar y desarrollo que la nutrición que recibía. En su laboratorio de Wisconsin, Harlow exploró la naturaleza del amor, tratando de entender cómo se formaban las relaciones entre infantes y sus madres. Probó que el amor a la madre era más de tipo emocional que fisiológico, relacionado con el cuidado que el crío recibe y que la capacidad para formar un vínculo estaba asociada con momentos críticos de la vida temprana, después de los cuales era difícil compensar por la pérdida inicial de seguridad emocional. 

Los autores e investigadores contemporáneos Daniel Siegel y Helen Fisher están hoy a la vanguardia del estudio sobre el apego (ver libros recomendados). Siegel también ha hecho énfasis en el hecho de que los niños que desarrollan un vínculo seguro con sus padres saben que pueden acudir a ellos cuando necesitan apoyo. Esto los capacita para empatizar con otros más tarde. 


[1]Maslow, A. (1954). Motivation and Personality (Motivación y Personalidad). Harper and Broth.

[2]Baumeister, R. F., & Leary, M. R. (1995).The need to belong: Desire for interpersonal attachments as a fundamental human motivation (La necesidad de pertenecer: Deseo de crear vínculos personas como una motivación humana fundamental).  Psychological Bulletin, 117(3), 497-529.

[3]En 1951, Sir John Bowlby escribió una monografía para la Organización Mundial de la salud titulada Maternal Care and Mental Health (Cuidados maternos y salud mental) donde propuso que los niños pequeños necesitaban la presencia cercana y constante de su madre (o sustituto) en la cual ambos encontraran satisfacción y gozo.

[4]Los términos vínculo y apego como traducción de attachmenta veces son intercambiables en español, pero el término apego es tal vez una mejor traducción en el sentido de inclinación hacia alguien o algo, mientras que el término vínculo se usaría para significar atadura. 

[5]No uso aquí el término antisocial como patología sino como opuesto al comportamiento prosocial. 

[6]Diener, E., Seligman, M. Very Happy People (Gente muy feliz) en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11894851

[7]Fromm publicó The Art of Loving (El arte de amar) en 1956.

Parenting for a new era

smiling girl holding gray rabbit
Photo by Anastasiya Gepp on Pexels.com

Besides the family, the school is one of the most crucial social factors influencing the emotional maturation of the child; therefore, it’s also decisive in the development of cognitive processes (attention, memory, perception, and observation). But schools can also have a significant impact on the emotional and social development of the child. Therefore, they must aim at creating anxiety-free environments while contributing to nurturing and gratifying the emotional needs of the child, promoting curiosity, allowing exploration, and stimulating mastery of certain skills and talents.

The spiritual leader Osho said that schools should focus on teaching the art of living, the art of dying, and meditation (in addition to some English, science, and mathematics). He also said:

“A real education will not teach you how to compete; it will teach you to cooperate. It       will not teach you to fight and come first. It will teach you to be creative, to be loving, to be blissful, without any comparison with the other. It will not teach you that you can be happy only when you are the first.”

Do schools stimulate empathy or  teach children how to love others and respect the planet? To be self-compassionate?

The benefits of learning to love extend beyond oneself, and they begin with self-knowledge, and self-compassion.

In the Art of Loving, Fromm speaks about how, in the process of learning love, as with of any other art, certain requirements exist—discipline, concentration, patience, and dedication—without which the art can’t be mastered.

Could we provide children with a safe space where to examine their relational issues and learn to express their feelings openly? “Safe space” is a therapeutic term referring to a place and moment in which a person could feel comfortable and safe. Where they could express themselves freely and gain insight, knowing that they will be listened to and accepted, and that what is said is confidential.

Once a safe space is created, it becomes easier to express and regulate emotions. In group sessions the students can to put on the table grievances or conflicts existing between them or between them and their teachers, and this gives them the opportunity to learn mature ways of solving conflict.

Compassion can be taught, and love can be learned. And we can offer models of solidary relationships and teach principles of cooperation.

It is natural for children to respond lovingly. However, it’s important to invite them to look at the different ways in which others experience the world, helping them to reflect on the impact their actions have on others, on the planet, and on their bodies.

When a child is going through some emotional turmoil, one of the most common reactions from peers is to turn away (flee) because they don’t know how to handle the stress the situation elicits. Stimulating empathy in children is one of the key objectives of inductive discipline. In this type of discipline, social transgressions are not approached with punishment. Most modern educators are aware that punishment for social transgressions engenders reactions ranging from resentment to defiant behaviors. Instead, a child could be induced to feel sorry for the discomfort he might have caused and helped to reflect on the effect his actions had on another. Then a reparative action can be suggested—hugging, asking for forgiveness, inviting the other to play—so that shame and guilt are attenuated. These behaviors would be remembered and would eventually contribute to a reinforcement of the neural circuits for empathy. The newfound empathy will then contribute to the limiting of aggression and an increase in prosocial behavior.

Mindfulness to relieve stress

When clients ask about the best ways to achieve relaxation and counteract stress, I have different suggestions to make: for example, they can listen to relaxation CDs. But mindfulness should be the goal.

Meditation of receiving Reiki sessions on a regular basis are of course in the menu of choices I’d offer clients and I may also teach them how to use “progressive relaxation” techniques where they progressively bring the body to a state of generalized muscle tightness to then let go.

photo of woman looking upwards
Photo by Jonathan Andrew on Pexels.com

In the haste of these days even the best of intentions are in the way of introducing changes in our lives, and we often aim at a quick fix.

Then, the only mantra you’d get to recite is “I have no time,” since you jump from deadline to deadline and between setting new applications on your smart phone, answering voice messages and emails, checking your social media, or downloading movies on the computer… not much time left for self.

I understand it’s unrealistic to ask busy people to take even ten minutes to practice mindfulness, add meditation or progressive relaxation practices, adding to an already crowded agenda. It will only sum up to the overwhelming pile of to-do things.

But… don’t add it, just incorporate it

A rather easy way to manage stress is the way of the observer. The main ingredient in the recipe is awareness: living fully in the present; becoming conscious of our body, our thoughts and our emotions in every minute of our lives. It requires practice to get out of the “automatic pilot” kind of mode, but once you get it, it becomes as easy as turning on a light switch.

Give it a try right now, start with this: instead of moving your eyes toward the end of this page, trying to guess what comes next, read word by word, appreciating the p a u s e s  b e t w e e n   l e t t e r s, the         p a u s e s                between             words, the commas and the colons and the periods. Look at the form of the letters, the ink color and the background in which these words are printed. Now, become aware of your body, relax your shoulders, observe your breathing (don’t change it). No need to change anything, just witness the inflow and the outflow of the air you’re breathing. Monitor your doing. Be conscious of the surroundings: how loud is your environment; how does the temperature of the air feel on your skin; how comfortable is your body in the position you’re sitting now. Move a little, shift posture; make sure that you’re really comfy.

Now change your standpoint a bit and carefully observe your surroundings. You may immediately notice a shift, your thoughts slowing down… This new perspective would give full body to your experience.

Repeat this exercise every time that you feel engaged in a frantic, anxious pace, or for no reason other than to enjoy relaxation. Maybe set your alarm to remind you to take three minutes every hour for this mindfulness exercise. You’ll notice changes in the quality of your health. You’ll experience a relief in levels of anxiety.

Physiological advantage

You’ll notice that as you pace down your heartbeat and your blood pressure may decrease. The best part of this practice is that on the long run you’ll save time, because awareness lessens the number of mistakes you make and improves your creativity.

When mindfulness helps you slow down, brainwaves change frequency. There are four categories of brainwaves, ranging from the most activity to the least activity. When the brain is aroused, it generates beta waves (low amplitude, fast waves, ranging from 15 to 40 cycles per second).

Then, there are alpha brainwaves (slower, and higher in amplitude ranging from 9 to 14 cycles per second) typical of a person taking a break during intense activity.

Ideas flow easily in a theta brainwave state (greater amplitude and slower frequency, normally between 5 and 8 cycles a second) typical of a person who’s daydreaming or in a state of mental relaxation. And finally, there are the delta brainwaves (of the greatest amplitude and slowest frequency, between 1.5 and 4 cycles per second). These are the predominant brainwaves found in deep meditation and dreamless sleep.

To put it in another way, when you become mindful, your right side of the brain is allowed an opportunity to play its part. Left brain is intellectual, logic, impatient, fast (predominantly beta waves). Right brain is intuitive, symbolic, and creative. Using both hemispheres grants you balance and using your full potential. Working with both hemispheres is like having two instead of one employees working fulltime and on total accord for you.